Blog

Categorías

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Apúntate

nololeas

Todo lo que aquí se exponga está sujeto a copyleft y puede ser reproducido siempre y cuando se indique la procedencia.

EL INTRUSO (Parte 4)

4 de Diciembre, 2008, 10:45

Por @ 4 de Diciembre, 2008, 10:45 en Relatos sin adulterar - EL INTRUSO

Cuando despertó se sintió completamente perdida. Le dolía ligeramente la cabeza y se sentía completamente abotargada. Se tocó la frente con la mano, donde le dolía. Había un chichón que todavía le palpitaba. Abrió por fin los ojos completamente intentado recordar dónde estaba y qué había pasado.

Todo estaba oscuro. Intentó situarse. Estaría en su cama, en su habitación. Extendió la mano derecha para encender la lámpara de mesa, pero allí no había ninguna mesilla, ni tampoco ninguna lámpara. Extendió más el brazo en busca de la luz reveladora. Por fín tocó algo, pero no era la lámpara.

- Hola, Laura.- Laura gritó. Había reconocido lo que había tocado. Era una mano. Aquella voz susurrante estaba a su lado. Corrió en la oscuridad en dirección contraria a aquella voz gritando, pero no tardó en darse un golpe con la pared y caer al suelo aturdida. - Disculpa. No me he presentado. - Dijo aquella voz cada vez mas cerca. Laura extendió los brazos al frente a la defensiva. Sabía que él estaba ahí, pero no podía ver, ni siquiera intuir nada. Todo estaba muy oscuro. Podía oir su respiración cada vez más cerca de ella. No podía soportar el pánico que la invadió. Ya no conseguía ni tan siquiera gritar. Estaba completamente paralizada, como un cervatillo ante los faros de un coche. - Me llamo Jack. Soy tu Jack.- Dijo.

Laura consiguió volver a gritar, se puso en pie y salió corriendo hacia la oscuridad. Su carrera fue interrumpida brúscamente por la pata de la cama. El dolor le subió por toda la espinilla, pero no se cayó. Subió sobre la cama y continuó la carrera. Cuando llegó hasta la otra pared se detuvo y empezó a llorar. Lloró de dolor, lloró de miedo y lloró de impotencia.

- Por favor.- Musitó. - Por favor, que sea un sueño, por favor.

Blog alojado en ZoomBlog.com